Me llamo Débora Torrente y en mi caso la curiosidad por la alimentación siempre ha estado presente desde un lado más gastronómico por la influencia de mi padre, el chef de la casa y de profesión. Y es que igual que tú, como todos los días, es algo que compartimos en mayor o menor medida todos los seres humanos, seas como seas, vivas donde vivas, hagas lo que hagas, COMES, es un hecho. Lo que descubrí con los años es lo conectada que esta nuestra manera de alimentarnos y de nutrirnos, con como nos sentimos, con nuestro estado mental, con nuestro interior… es prácticamente un espejo de nosotros mismos, nos proyectamos en muchas cosas y una de ellas es la comida. 

Mi Historia

Mi relación con la comida ha pasado por distintas fases, igual que yo.. pasando por las costumbres de casa, problemas digestivos en mi adolescencia, la obsesión por cada cosa que comía y como podía afectar en mi cuerpo, la búsqueda de la perfección (que te desvelo ya.. no existe) y de ahí la autoexigencia de lo que yo creía que era comer sano. Hasta que me di cuenta de que mi alimentación podía ser saludable,  pero que mi relación con la  comida dejaba mucho que desear.

Y así fue como a lo largo de los años de experiencia en consulta, me di cuenta de que había algo que no encajaba en mis recomendaciones puramente alimentarias, una parte que estaba obviando, la parte más inconsciente de nosotros.  ¿Que qué es esto? Nuestra motivación interna a cambiar y sus resistencias, nuestro diálogo interno,  las creencias que tenemos sobre los alimentos, sobre el momento de comer, sobre nosotros, sobre nuestro cuerpo.. nuestras expectativas, la culpabilidad, nuestros valores, nuestro compromiso con nosotros mismos… ¿crees que son importantes? yo sí.

No recuerdo cuando empezó por eso digo que “siempre» me ha apasionado la mente humana y más importante aún las PERSONAS y con ello,  empatizar, escuchar, comunicar, educar y estar en constante aprendizaje, soy la eterna aprendiz. Dicen que la vida es un camino de aprendizajes, cada uno de ellos necesarios y perfectos tal y como son , y yo puedo decir que darme la oportunidad y el espacio de  indagar a nivel personal, me permitió encontrar el COMO quería acompañar a los demás a encontrar el camino hacía su salud y bienestar donde no se puede dar sed, pero sí se puede dar agua, y  acompañar es la parte fundamental para conseguir ahondar en el cambio y conocer a la persona que necesitas SER para conseguir lo que te propones.

 

Mis valores personales

  •  VULNERABILIDAD 85%
  • AUTENTICIDAD 90%
  •  HONESTIDAD 100%
  • CRECIMIENTO 90%
  • CONEXIÓN 90%
  • VITALIDAD 100%