El ayuno intermitente como herramienta

para tener una relación orgánica con la comida

Aquí te comparto una herramienta en detalle que puede ser de ayuda para volver a una mirada más presente y más orgánica con la comida y que cuenta con múltiples beneficios: el ayuno intermitente. Sin embargo, siempre hay que tener en cuenta el factor individual: puede que a ti te sea útil o no, explorarla puede darte pistas de lo que necesitas y te apoya a una mejor salud.

¿Qué es el ayuno intermitente?

Hace años que el ayuno intermiente apareció como una metología a la que a mí me gusta mencionar como una herramienta que añade complejidad a nuestros hábitos alimentarios. Ahora cuenta con más evidencia científica a favor de su práctica, pasando de modelos animales a experiencia en humanos, que respeta y habla de nuestra biología más ancestral.

Se trata de incluir de manera periódica periodos de ayuno, reduciendo nuestra ventana de alimentación. Hay diferentes metodologías, siendo la más elegida por potenciar sus beneficios la de 16/8 (16 horas de ventana de ayuno y 8 horas de ingesta). Para los que se quieren iniciar, una adaptación es realizar la opción 12/12, para observar tolerancia y respuesta corporal. 

Un ejemplo de protocolo 16/8 sería adelantar la cena, donde el metabolismo digestivo está más activo y respeta nuestros ritmos circadianos (nuestro reloj interno): cenar a las 21:00h y comer el día siguiente a la 13:00h; o bien podemos hacer la última comida a las 17:00h (en forma de merienda) y desayunar a las 9:00h. Aunque siempre cabe decir que el enfoque que realmente funciona es el que se adapta a tu día a día y tus rutinas

¿Te gustaría saber cuáles son sus beneficios y contestar a algunas dudas que suelen surgir? Sigue leyendo aquí

detox