HELENA BENTUÉ

“Me miro al espejo diferente, no vivo mal el gustarme. He ido abrazándome más y más completa, amorosa y sintonizada con la vida.

Me había hecho un test de intolerancias alimentarias y quería consejo. En verdad, buscaba que me Débora me validase el no cumplir a rajatabla la dieta de exclusión de todos esos alimentos.

 

Débora me ha ayudado en mucho, va al núcleo de la creencia y conducta y eso abre la puerta a que haga cosas diferentes. Además, mi alimentación está más equilibrada y no recurro tanto a aceite a escondidas y con culpa.

En cuanto a resultados, me miro al espejo diferente, no vivo mal el gustarme. Tiro comida que se estropeó o no me da la gana de comer. Abracé a mi sombra y la integré. Deshice esa alianza con el hermano gemelar sintiendo cómo su amor me impulsaba a la vida. La mujer salvaje me rondó y regaló un símbolo. Apareció la anciana en mi mapa de belleza.
He ido abrazándome más y más completa, amorosa, sintonizada con la vida…

Lo que más me gusta de Débora es que va al hueso, se toma el tiempo necesario para seguir explorando aunque exceda la sesión, tiene muchas herramientas, explica super bien y me encanta la acupuntura. Es como si me condujese al ovillo madre y me acompañase hasta que deshice todos los nudos. Trabaja a nivel sutil, en las raíces.

¿Qué podría decir de Débora?
Amas lo que haces, me gusta que des ejemplos de otros casos, eres muy entregada, tu lugar está super cuidado y bello. Acompañas, respetas, eres amorosa e incisiva. Me gusta cómo “normalizas” y contextualizas, que lo que me pasa es común, que no soy un bicho raro.

 

En una palabra: Catarsis

 

Helena Bentué

“Me miro al espejo diferente, no vivo mal el gustarme. He ido abrazándome más y más completa, amorosa y sintonizada con la vida

Me había hecho un test de intolerancias alimentarias y quería consejo. En verdad, buscaba que me Débora me validase el no cumplir a rajatabla la dieta de exclusión de todos esos alimentos.

 

Débora me ha ayudado en mucho, va al núcleo de la creencia y conducta y eso abre la puerta a que haga cosas diferentes. Además, mi alimentación está más equilibrada y no recurro tanto a aceite a escondidas y con culpa.

 

En cuanto a resultados, me miro al espejo diferente, no vivo mal el gustarme. Tiro comida que se estropeó o no me da la gana de comer. Abracé a mi sombra y la integré. Deshice esa alianza con el hermano gemelar sintiendo cómo su amor me impulsaba a la vida. La mujer salvaje me rondó y regaló un símbolo. Apareció la anciana en mi mapa de belleza.
He ido abrazándome más y más completa, amorosa, sintonizada con la vida…

Lo que más me gusta de Débora es que va al hueso, se toma el tiempo necesario para seguir explorando aunque exceda la sesión, tiene muchas herramientas, explica super bien y me encanta la acupuntura. Es como si me condujese al ovillo madre y me acompañase hasta que deshice todos los nudos. Trabaja a nivel sutil, en las raíces.

¿Qué podría decir de Débora?
Amas lo que haces, me gusta que des ejemplos de otros casos, eres muy entregada, tu lugar está super cuidado y bello. Acompañas, respetas, eres amorosa e incisiva. Me gusta cómo “normalizas” y contextualizas, que lo que me pasa es común, que no soy un bicho raro.

 

En una palabra: Catarsis

¿QUIERES PEDIR UNA CITA?