Débora Torrente

Mi camino

Todo empezó con una sensación de vacío profunda, a la que no estaba dispuesta a abrirme y darle la bienvenida. Mi lucha con esta sensación que yo nombraba como «encefalograma plano» donde no sentía ni padecía, y donde normalicé una sensación de indiferencia y apatía por la vida, me llevó a sentir un malestar que proyecté en mi cuerpo y en «la herramienta» para controlarlo: la comida. Si tuviera que resumirlo ahora, sería como: no sabía cómo ser feliz y decidí copiar a las personas que según yo, «les iba bien».  Y me encontré con el estigma social de belleza que se centraba en la mujer y me lo comí enterito. Centré mi motivación en una belleza superficial de delgadez, que no me sentaba bien, que solo añadía control y más insatisfacción y donde me escondía del mundo por no saber quién realmente era. Me sentía muy perdida, y también muy sola

En mi camino la comida y el cuerpo han sido grandes maestros, con los que aprendí que las tensiones, las estrategias, los comportamientos y actitudes que desarrollamos tienen raíces. Unas raíces que van desde lo familiar, hasta lo social, de pequeños conflictos vividos y enterrados en nuestra psique, hasta grandes momentos de nuestra vida que aún siguen susurrando en nuestro oído. 

Por ello, en mi primera parte del camino (puedes leer más aquí), me capacité para acompañar a personas a mejorar su relación con ellas mismas y con la alimentación. Y es algo que sigo haciendo puesto que me apasiona. Me apasiona el CUERPO,  su sabiduria y ancestralidad, la ALIMENTACIÓN ( hay gente a la que podrías preguntar de mi círculo de confianza, que te pueden asegurar que en casi todas mis metáforas aparece la comida), la MENTE con su biología, su capacidad y su infinita posibilidad, así como  la dimensión del SER, su presencia, su auténtica guía, su semilla potencial.

Ahí nació: Libérate de tu ansiedad con la comida

En mi segunda parte del camino, desde donde te escribo ahora, se dispuso el deseo de acompañar a personas a crear una vida de donde no quisieran huir, manifestar un bienestar alienados en coherencia con quienes son. Poner a tú disposición todo aquello que yo pude transformar, cruzar, trascender en mi vida, donde me capacité con decenas de herramientas, y sobretodo de experiencias. Porque para mí, cada persona es una aventura, una canción única, con su harmonía y su magia, un mundo de posibilidades con un orden perfecto, pero nos han enseñado mucho caos y no estamos entrenados en vernos, en tocar nuestras notas a través de nuestro instrumento y ahí la propuesta 😉

Ahí nació: íntima-mente

No recuerdo cuando empezó por eso digo que “siempre» me ha apasionado el SER humano y con ello,  empatizar, escuchar, comunicar, transmitir  y estar en constante aprendizaje, soy la eterna aprendiz. Dicen que la vida es un camino de aprendizajes, cada uno de ellos necesarios y perfectos tal y como son , y yo puedo decir que darme la oportunidad y el espacio de  indagar a nivel personal, me permitió encontrar el COMO quería acompañar a los demás a encontrar el camino hacía su salud y bienestar donde no se puede dar sed, pero sí se puede dar agua, y  acompañar es la parte fundamental para conseguir ahondar en el cambio y conocer a la persona que necesitas SER para conseguir lo que te propones.

 

Mis valores personales

  •  VULNERABILIDAD 85% 85%
  • AUTENTICIDAD 90% 90%
  •  HONESTIDAD 100% 100%
  • CRECIMIENTO 90% 90%
  • CONEXIÓN 90% 90%
  • VITALIDAD 100% 100%