Conocer lo que comes, es importante

La importancia de saber leer el etiquetado de los alimentos

 

En los últimos 30 años nuestra alimentación se ha visto modificada sobre manera, y nada que comparar con la noche de los tiempos hace 2 millones de años atrás, cuando éramos nuevos en esto de ser humanos, aunque no hay que irnos tan atrás para observar el cambio y la introducción de nuevos alimentos. Si le preguntáramos a nuestros antepasados recientes, como abuelos o bisabuelos, sobre algunos de los productos alimentarios que forman parte de nuestra vida cotidiana, no tendrían ni idea de lo que estamos comiendo. Gracias a este cambio se han introducido muchos alimentos que vienen de lugares remotos, exóticos, que podemos guardar por un largo tiempo de forma segura y que en muchos casos son fáciles de preparar y consumir en esta vida moderna tan ajetreada.

Es cierto que la industria alimentaria ha aportado cosas positivas. Por ejemplo, podemos tener alimentos con mejor conservación y duración como latas y legumbres en bote, mayor higiene alimentaria (y, por tanto, menos intoxicaciones), y mejoras en la calidad nutricional de algunos alimentos como el aceite de oliva virgen extra. Aún así hay un “pero”, ya que también han aparecido los temidos y sabrosos ultraprocesados, “productos alimentarios” nada saludables o potenciadores de nuestra salud que se relacionan con cáncer de colon, diabetes tipo II, disbiosis de la microbiota (flora intestinal) o estado inflamatorio, entre otras enfermedades crónicas.

Por ello es importante que podamos añadir conciencia en la naturaleza de nuestra alimentación y, por lo tanto, en los alimentos que la componen, puesto que nuestra salud está condicionada por estas elecciones.

Sigue leyendo aquí

detox